Post Image

Aunque no es aconsejable, el consumo de alcohol ha sido aceptado y adoptado en términos generales ya que forma parte de eventos y acontecimientos sociales en gran parte del mundo.

Y según la historia, desde hace mucho tiempo en que el alcohol se ha venido consumiendo,  este para muchas personas ha sido motivo de diversos y serios problemas.

En la actualidad, el alcohol al igual que cualquier otra droga aún sigue causando estragos, ya que su consumo en muchos casos causa adicción al mismo.

No obstante, aunque no sea aconsejado su consumo, existen quienes no abusan de este y las consecuencias no pasan de casos menores.

En el caso de los diabéticos, a quienes en casi todos los casos se les prohíbe el consumo de alcohol, se les sugiere que en caso de que decidan ingerir alcohol, antes de hacerlo lo discutan muy seriamente con su médico.

En el caso de los diabéticos que llevan un buen control de sus niveles de glucosa en la sangre, después de discutir con su médico en referencia al alcohol, es posible que se le permita disfrutar de un trago social con la mayor moderación posible.

Nota: Los diabéticos insulino-dependientes o que toman capsulas de metformina, el alcohol puede aumentar considerablemente el riesgo de hipoglucemia.

 Directrices

Limite el consumo de alcohol si usted decide beberlo. Las guías actuales recomiendan no más de una bebida estándar al día para los hombres y las mujeres. Esto también aplica para aquellos que desean controlar o perder peso.

En este mismo tenor, es recomendable beber alcohol con una comida que contenga carbohidratos complejos.


Una bebida estándar es igual a:


  • Una copa de vino = 100 ml
  • Un vaso de cerveza normal = 285 ml
  • Una medida estándar de licor = 35ml 
  • Una copa de vino fortificado = 60 ml
  • Un vaso de cerveza baja en alcohol (- del 3% de alcohol) = 375 ml
  • Un trago de wiskey = 40 ml

Es importante recordar:


  • Beber mucho alcohol puede causar hipoglucemia en casos de que se esté tomando pastillas para la diabetes o inyectándose insulina.
  • El alcohol provoca inflamación del páncreas.
  • El alcohol contribuye a la disfunción sexual.
  • El alcohol causa deshidratación lo cual no es conveniente para los diabéticos con hiperglucemia (altos niveles de glucosa en la sangre).
  • Todas las bebidas alcohólicas son altas en calorías y pueden contribuir al aumento de peso corporal.
  • El exceso de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar complicaciones por sobre peso y el aumento de la presión arterial.

Visto esto, espero que reconsideres muy seriamente beber alcohol sin antes consultar con tu médico. El alcohol y la diabetes no van de la mano, así que recuerda siempre que la diabetes es una enfermedad que si no se trata con carácter podría ocasionar problemas de salud muy serios. suerte.

Guía Dietética Para El Control De La Diabetes
Colabora con nosotros compartiendo este artículo
Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter