Existen diferencias estructurales y de procesamiento neural entre el cerebro del hombre y el cerebro de una mujer. El cerebro masculino posee más materia gris (procesamiento), mientras que el cerebro femenino posee más materia blanca (transmisión de información). Los hombres y las mujeres usan su cerebro de manera distinta, debido a la diferencia en la cantidad de materia gris y blanca.