Post Image

Alimentación durante el embarazo

El embarazo resulta ser uno de los estados más exigentes en materia de nutrición en la vida de una mujer.

Así como es de importante que una embarazada pueda satisfacer sus necesidades de vitaminas y minerales, así también diversos nutrientes son especialmente importante para ella y el bebé que está creciendo en su vientre.

Una dieta equilibrada puede ayudar a proporcionar dichos nutrientes, y en otros muchos casos puede llegar a necesitarse el consumo de vitaminas prenatales.

En los casos en los que se requiere del consumo de suplementos, es muy importante trabajar en estrecha colaboración con un médico o nutricionista, para así asegurar de que se está bajo un tratamiento que garantice la salud del bebé.

Ahora veamos estos 4 nutrientes que no deben faltar en la dieta de una mujer embarazada

1. Ácido fólico

El ácido fólico ayuda a prevenir defectos congénitos conocidos como defectos del tubo neural, incluyéndose los dos más comunes que son: espina bífida y anencefalia.

  • Espina bífida: Provoca daño en la columna del feto y en consecuencia problemas neurológicos que pueden causar parálisis en las piernas.
  • Anencefalia: Afecta el cerebro e impide que gran parte de este se desarrolle. Los bebés con esta condición suelen nacer muertos y otros mueren al poco tiempo de haber nacido.

La obtención de suficiente ácido fólico también puede reducir el riesgo de:

  • Labio leporino y paladar hendido: Es la fisura o hendidura labial ocurrida cuando el labio superior y el paladar se desarrollan incorrectamente.

Sugerencia: Para las mujeres embarazadas se aconseja consumir al menos 400 microgramos de ácido fólico diariamente.

2. Hierro

El cuerpo humano utiliza el hierro para la producción de glóbulos rojos que suministran oxígeno a todas las células del organismo.

Durante la última mitad del embarazo, el cuerpo aumenta su producción de glóbulos rojos para favorecer al embarazo.

La falta de hierro en la dieta puede provocar anemia ferropénica (tipo de anemia más común), que suele manifestarse de acuerdo a los siguientes síntomas:

  • Debilidad o cansancio
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Dolor constante de cabeza
  • Uñas débiles que se quiebran
  • Falta de concentración
  • Mareos al ponerse de pie
  • Falta de aliento o problemas para respirar
  • Dolor en la lengua
  • Mal humor

Sugerencia: La asignación diaria recomendada de hierro para las mujeres embarazadas es de 30 miligramos diariamente.

3. Zinc

El zinc es especialmente importante durante el embarazo, ya que juega un papel importante en la producción y el funcionamiento del ADN, el material genético en todas las células de crecimiento del bebé.

El zinc también ayuda al sistema inmune de la madre y su bebé durante el embarazo. La deficiencia de zinc puede llevar al aborto involuntario.

Sugerencia:

  • Las mujeres embarazadas mayores de 19 años necesitan 11 miligramos de zinc al día.
  • Las mujeres embarazadas menores de 18 años necesitan 13 miligramos de zinc al día.
4. Calcio

Durante el embarazo, los bebés necesitan el calcio para la construcción de huesos fuertes.

Si la madre no suministra el calcio suficiente para cubrir las necesidades del bebé, esto provocara la movilización de los depósitos óseos para compensar las demandas del bebé.

Es decir, se extraerá el calcio necesario de los huesos de la madre para suplir las demandas del bebé, lo que tambien podría agravar y contribuir a que la madre desarrolle osteoporosis.

Sugerencia:

  • Las mujeres embarazadas menores de 19 años necesitan 1,300 miligramos de calcio al día.
  • Las mujeres embarazadas mayores de 19 años deben tener como objetivo el consumo de 1,000 miligramos de calcio al día.

Espero este artículo sirva de tu ayuda, no olvides ingerir nutrientes esenciales en tu dieta diaria. Recuerda que una correcta alimentación durante el embarazo es de suma importancia para tu salud y la de tu bebé, suerte. 

 

Colabora con nosotros compartiendo este artículo
Share on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter